Obsesión
Dúo de Hip Hop

Se les puede considerar la conciencia de la escena del hip-hop cubano, pero Alexey Rodríguez Mola y Magia López son demasiado modestos para reconocerlo. Para ellos no cuenta que hayan compartido escenario con The Roots, y que entre sus seguidores cuentan con Harry Belafonte, Afrika Bambaata y Mos Def. Olvídate de su extraordinario tema incluido en la compilación "Cuban Hip-Hop All Stars". Ignora su aparición estelar en un documental de 2005 que les sigue desde sesiones a micrófono abierto en salas de fiestas cubanas ("bonches") hasta su histórica actuación en el teatro Apollo de Nueva York. Obsesión, como se denomina a sí mismo este dúo de marido y mujer, prueba que la humildad no es incompatible con las estrellas del hip-hop.

Alexey y Magia viven y trabajan en Regla, un barrio industrial al este de La Habana. El corazón económico de Regla lo constituyen la refinería de petróleo con vías de muelle, los astilleros y los almacenes. Pero el alma de Regla pertenece a la herencia cultural afrocubana creada por los esclavos liberados que se establecieron aquí en el siglo XIX. Las primeras sociedades secretas Abakuá (al estilo de las sociedades Èfìk Ékpè y Ejagham Úgbè del sudeste de Nigeria y del sudoeste de Camerún) se fundaron en Regla ya en 1836. Los peregrinos de la santería y grandes cantidades de turistas acuden actualmente a visitar La Santísima Virgen de Regla, la estatua de la "Virgen negra" que alberga la iglesia colonial de la ciudad.

Cerca de tres manzanas de esta iglesia se encuentra el local en el que trabaja Obsesión, un piso en el que el espacio vital y el espacio de trabajo son lo mismo, donde cohabitan una consola de mezclas con PC, una cabina de grabación improvisada, una cama y estanterías con libros.

En una de las paredes hay un cartel de "Free Mumia Abu Jamal". En otra, una reproducción de la bandera cubana ("alguien nos lo dio después de nuestra actuación en Canadá", explica Alexey). En una visita reciente les encontraron eligiendo temas para una canción de su próximo álbum, con Alexey en la cabina de grabación y Magia en la consola y viceversa. En lo que dura un latido la voz de Magia puede pasar de un susurro sensual a una potencia devastadora. Los arreglos de Alexey pueden ser breakbeats de funk superpuestos como sobrias líneas de percusión, tales como la batería de Conga que hace de fondo en el himno que Magia dedica a las prostitutas de La Habana: "Te llaman puta, no saben que tu cuerpo es sagrado …."

Normalmente se considera Alamar, otro barrio del este de La Habana, como lugar de nacimiento del rap cubano. Desde 1995 el Festival de Alamar ha sido cada año el escaparate del mejor rap de la isla, donde los artistas cubanos comparten escenario con Mos Def, Talib Kweli, Common, Dead Prez y otras figuras estelares del mundo. Alexey y Magia actuaron en el segundo festival de Alamar, justo dos meses después de convertirse en el dúo Obsesión. Después de esta aparición no tardaron en participar en los conciertos más prestigiosos de La Habana: Cine Riviera, La Piragua, La Tropical, Gran Teatro de la Habana, etc.
 
Alexey ha sido bailarín de break y seguidor incondicional del hip-hop de Estados Unidos (llamado `la moña' por los cubanos). Trabajaba como tornero y escultor cuando conoció a Magia en 1993. Ella había estado cuatro años actuando con un grupo de danza afrocubana y obtuvo una titulación en comunicaciones antes de convertirse también en escultora.

Alexey y Magia compartían un sueño de hip-hop que tenía poco que ver con agitar las manos en el aire como si no les importara nada. "Concebimos Obsesión como una especie de diapasón", recuerda Alexey, "que nos permitía mantenernos en el tono cuando abordábamos diversos aspectos del amor y de los temas sociales y políticos".

Escribiendo, componiendo y produciendo para Obsesión, Alexey ha contribuido a demostrar el papel del hip-hop como expresión legítima de la cultura cubana. A través de su participación en un proyecto artístico multidisciplinar denominado La Fabri-K, ha ayudado a artistas raperos con futuro, animándoles a participar con artistas del mundo de la pintura, escultura, poesía y danza. Magia, por su parte, ha participado con inspiración en los debates que tienen lugar durante el festival anual de Alamar, defendiendo los derechos de la mujer con especial elocuencia.

Además de las diversas compilaciones de hip-hop cubano, Obsesión ha participado en otras colaboraciones más sorprendentes. Aparecen en el álbum "Tiene Que Ver'" del jazzista Roberto Fonseca, así como en "Cuando yo sea Grande", de Augusto Enrique, ambos de 1998.

Sin embargo, el título del primer CD de Obsesión, que apareció en el año 2000, es menos sorprendente: "Un Montón de Cosas" apunta a la diversidad de intereses de Alexey y Magia. Fue también una colaboración con Roberto Fonseca, quien lo compuso, lo arregló y lo produjo.

Más allá de sus esfuerzos musicales, Obsesión también se dedica a desarrollar programas de desarrollo para prisiones y para los barrios marginales de La Habana y un plan para crear dos compañías teatrales para la infancia. En 2006 asistieron al Foro Social Mundial celebrado en Venezuela y actuaron en el Festival de Hip-Hop de lucha contra el SIDA.