El Floridita

15 Mar. 2018

Si eres amante del Daiquiri, entonces probablemente ya conoces el nombre de “El Floridita”. Conocido como la cuna del Daiquiri, este es el hogar espiritual de los Daiquiris Helados.
La conexión con Hemingway ha convertido este bar de 200 años de antigüedad en lo que sería algo así como una meca turística (verás allí una estatua del Papa), pero este lugar es mucho más que eso. El Floridita hace parte de la larga e ilustre historia de la cultura de los cantineros. Empezando con Don Narciso Sala Parera, quien en el siglo XIX entrenaba a su personal para mezclar bebidas a la vieja usanza, la habilidad de los bartenders de este lugar asegura que El Floridita haya perdurado durante generaciones. A mediados del siglo XX el legendario Constante continuó la tradición de cantineros con estilo, inspirando a sus colegas para formar una asociación de Barmans profesionales, el Club de Cantineros de Cuba. 
Todo esto significa que incluso hoy en día tu Daiquiri será exquisitamente hecho por un consumado profesional. Pide uno antes de la cena y luego diríjete a Doña Eutimia, donde Leticia ha desarrollado un menú muy tradicional a base de los recuerdos de los platos de su madre. Este paladar encantadoramente hogareño está situado frente al taller de un artista cerca de la Plaza de la Catedral.

Obispo #557 esq. a Monserrate, Habana Vieja, Ciudad de La Habana, Cuba