Yusa
Cantante - Compositora

«La sutileza reflexiva del primer Joan Armatrading... aspecto y sonido de una Jimi Hendrix mujer… con reminiscencias de Joni Mitchell… con la destreza vocal de Tracy Chapman y una gran colección de jazz… Stevie Wonder a medio camino entre La Habana y Había… Yusa consigue sonar como Gal Costa y Maria Bethânia… a la vez»

Echándole un vistazo rápido a las reseñas de sus dos primeros trabajos («Yusa» y «Breathe») se confirma la suposición de que Yusa es una músico para músicos que tiene algo que ofrecerle a todos o, si se prefiere, con todo para alguien. Se trata de una virtuosa de la guitarra, del bajo, del teclado y de la percusión. Es una poetisa que escribe y canta temas agridulces que te dejarán más extasiado de lo que admitirás.

Sus ritmos son lo suficientemente jazzeros como para deleitar al público en lugares como La Zorra y El Cuervo en la Habana o Ronnie Scott en Londres, pero a la vez es lo suficientemente funky como para ir a lugares donde quizás solo Me'Shell Ndegeocello ha estado antes.

Yusa lleva componiendo música desde que tenía seis años. Estudió guitarra clásica en la escuela elemental Alejandro García Caturla y luego hizo una elección en su carrera con muy malas perspectivas. Acudió al afamado conservatorio de música Amadeo Roldán, donde optó por concentrarse en un tipo especial de guitarra cubana llamada «tres» por sus tres pares de cuerdas. Yusa fue la única de su promoción que se especializó en este instrumento, y de hecho parece ser la única que lo a hecho en algún momento o al menos desde entonces.
 
Yusa no está especialmente obsesionada con el tres cubano. Arsenio Rodríguez y su grupo Conjunto hicieron famoso este instrumento en los años cuarenta. Pero en los noventa, cuando Yusa estaba en el conservatorio, el tres parecía asociado sin más esperanza a la música cubana tradicional, el tipo de música que tocan los guajiros en los bares del país y que muy raramente tocaba una mujer.

En 1997, el resto del mundo conoció el tres gracias a la banda sonora de «Buena Buena Vista Social Club» interpretada por Compay Segundo. Aunque Yusa se había criado en Buena Vista, el barrio situado en las afueras al Oeste de La Habana que le dio al club social su nombre, sus intereses musicales tenían poco que ver con este estilo musical. Además, la escena musical del lugar no parecía tener mucha necesidad de una poetisa intérprete de tres con tendencias de fusión-jazz.

Pero esto no la detuvo. Con su tres en la mano, Yusa actuó en bares y discotecas de La Habana. Se pasó al bajo eléctrico y cambió al jazz improvisado con un quinteto de mujeres llamado Quasi Jazz. Mientras formaba un dúo con otro músico llamado Domingo Candelario, descubrió que quería escribir e interpretar su propio material. A finales de los noventa, firmó un contrato con el sello discográfico británico Tumi Music para su debut como solista.

El resultado ("Yusa", 2002) le permitió mostrar no solo su singular talento sino también el de sus músicos cubanos favoritos: Pável Urquiza como director musical, Roberto Carcassés al teclado, Jorge Alexander al bajo, Oliver Valdés en la percusión y Yusa cantando y tocando todo lo que se pueda imaginar.