Ysmercy Salomon
Ysmercy Salomon
Actriz

« Frívola »; « atrevida »; «divertida»; « densamente poderosa »; « intensamente erótica»: las descripciones de Ysmercy Salomón en el escenario suelen ser variadas. Ha interpretado una rubia despampanante y fumadora en cadena con el aire masculino de un travesti con el personaje de Sidonie von Grasenabb en Las amargas lágrimas de Petra Von Kan, así como también una recatada princesa ateniense cuyo amor es generoso y puro en Phaedra de Racine. Y a pesar de todo, la fuerza de esta actriz de 29 años no ha llegado a su cima.

Ysmercy Salomón es una estrella emergente que pertenece a la compañía del teatro El Público, dirigido por Carlos Díaz. Ysmercy nació en el distrito Santo Suárez de La Habana en 1981. Un grupo de actores profesionales trabajaba con los niños del barrio, y entre los 7 y los 12 años, Ysmercy participó en el proyecto. Desarrolló una personalidad magnética y como adolescente organizaba con frecuencia producciones espontáneos con los niños más pequeños del barrio.

"Mi padre era periodista y cuando era pequeña, me daba un palo para que jugara con él como si fuera un micrófono—recuerda riendo—. Me contaba historias y yo se las narraba a los otros niños en el preescolar. Pero mi madre dice que ella es una artista en la cocina, así que mis raíces como artista vienen de ella".

Aunque optó por la vía científica en la escuela, Ysmercy fue directo al Instituto Superior de Arte (ISA) y estudió teatro con Carlos Celdrán, una leyenda del teatro cubano. Después de su graduación, se quedó en el ISA como profesora, pero dos años más tarde otro famoso director, Carlos Díaz, la invitó a trabajar con su compañía. El Público acababa de instaurar unas jornadas de teatro alemán, que se reservaban a la lectura y producción de obras alemanas. La primera fue Las relaciones de Klara de Dea Loher. La gracia y compostura de Ysmercy en el papel de Klara le merecieron un premio como mejor actriz joven. "Así empezó mi vida en El Público—dice sonriendo—, y luego crecí con el puesto porque si hay una cosa que caracteriza a El Público es que hacemos 100, 150 presentaciones de una misma obra. Así que tenemos siete, ocho, incluso nueve meses de trabajo sobre un mismo libreto".

Se refiere a Carlos Díaz como "un maestro de la belleza, del trabajo, de la regularidad y de la constancia en el escenarios". "Su forma de aproximarse a una obra me interesa—dice—, ya sea alemana, francesa o polaca, sabes que el público intuye que un drama cubano está a punto de nacer porque las circunstancias son las circunstancias de Cuba".

Con Las amargas lágrimas, en la que Ysmercy interpretó a la conmovedora Sidonie, El Público viajó por primera vez a Miami para participar en un festival en 2010. "Fue una experiencia muy fuerte para mí; era sólo la segunda vez que salía de Cuba—en 2006 fui a Costa Ruca para dar una clase, pero era la primera vez como actriz. Y fue un momento muy intenso porque los actores cubanos que viven ahí, así como muchos cubanos que viven en Miami y en Florida, vinieron a ver nuestro trabajo con un deseo intenso de ver el tipo de teatro que estábamos haciendo".