Teatro Los Elementos
Compañía de Teatro

Hoy Havana Cultura hace una excursión poco habitual fuera de la capital cubana y se desplaza 250 kilómetros hacia la costa sur de la isla, a la provincia de Cienfuegos. En una granja situada a unos 4 kilómetros a las afueras de la población de Cumanayagua, encontramos a Teatro Los Elementos, una de las compañías de teatro comunitario más famosas de Cuba.

Fundada por José Oriol González en 1990, Teatro Los Elementos ha hecho un parón en su recorrido ambulante. Esta granja situada en la falda de la cordillera del Escambray perteneció en el pasado a los abuelos de Oriol, que llegaron a Cuba procedentes de las Islas Canarias a principios del siglo XX. Aproximadamente una docena de actores y escritores –incluido Oriol, director de la compañía, además de actor y escritor– se han instalado aquí. Aunque instalarse implica una idea de permanencia algo cuestionable para una compañía teatral declaradamente itinerante como Los Elementos. Digamos mejor que han hecho un alto en el camino aquí, donde practican una agricultura sostenible, crían animales y llevan a cabo programas sociales basados en la comunidad, actividades que ven compatibles con su trabajo teatral. El sitio web de Los Elementos habla de una "nueva modalidad en la que estamos redescubriendo la naturaleza animal del hombre y los elementos que le dieron origen (la tierra, el aire, el fuego y el agua)".

Los Elementos empezaron como un "proyecto teatral comunitario" formado por estudiantes recién licenciados del Instituto Nacional de Artes Escénicas de La Habana. Su primera producción tuvo lugar en uno de los barrios más pobres de La Habana, El Romerillo, donde las casas suelen estar hechas de latón corrugado o de cualquier otro material que los vecinos encuentran por ahí.

Tres brujas, una compañía y un barrio con nombre de flor se estrenó en enero de 1991. Oriol la describe como "un espectáculo que recrea aspectos de los conflictos de barrio y su relación con las autoridades locales".

En 1992, la compañía Los Elementos se fue a vivir a la Isla de la Juventud y produjo Historias de Jacksonville, "una serie de seis espectáculos que examina la memoria de esta ciudad de inmigrantes". De ahí se trasladaron a Barrancas, luego a Santiago de Cuba, donde realizaron obras contemporáneas con títulos como Malcolm X, Afrohistoria u Opción cero. La mayor parte de la década siguiente la pasaron viajando por Cuba, enseñando artes escénicas a niños de barrios urbanos pobres y comunidades rurales remotas, hasta recalar finalmente en la granja de Cienfuegos.

Ahora están listos para volver a la carretera. José Oriol anunció hace poco una gira por toda la isla para conmemorar el vigésimo aniversario de la fundación de Teatro Los Elementos.