Raúl Paz
Cantante - Compositor

Haga la prueba: intente imaginar el estereotipo de músico cubano de éxito que llena salas de conciertos y vende montones de discos en todo el mundo. ¿Ya? Pues quienquiera que le haya venido a la cabeza probablemente no se parezca en nada a Raúl Paz, un cantante de formación clásica, joven, de pelo rizado y cierto aire hippie. En cuanto a su música, ni siquiera una etiqueta tan "multiusos" como fusión parece la adecuada para describir el particular estilo salsa–pop-jazz-electro de sus canciones, toda una pesadilla para cualquier encargado de marketing que tuviera que promocionarlo dentro de algún género. Y aun así, Raúl Paz ha logrado el tipo de estrellato mundial que pocos músicos cubanos jóvenes se atreven a soñar para sí mismos, y todo sin estrategia de marketing que valga.

El éxito fue más bien una consecuencia, algo que simplemente ocurrió mientras Raúl Paz se dedicaba a hacer música interesante y a entretener al máximo número de personas en el máximo número de países posibles. "He hecho ocho álbumes y en cada uno de ellos hay algo distinto", declara a Havana Cultura. "Cada uno salta de una cosa a otra. Me he ido labrando mi propio camino poco a poco. Así es como enfoco la música. Soy una mezcla de muchas cosas, y mi música también." Una vez, la revista Elle le llamó "el cubano eléctrico".

Durante el tiempo que creció en Pinar del Río, en la década de los 70 y los 80, Raúl Paz prestó escasa atención a las jam sessions de guajira y a las canciones folk de la nueva trova. En esa época, la música country cubana no era lo suyo. Le interesaban más los sonidos procedentes de más allá de Cuba, las canciones de Led Zeppelin y Bob Marley que captaba ocasionalmente con su radio.

Empezó a escribir sus propias canciones a los 10 años, acompañándose de una guitarra que le había regalado un vecino. Sus padres querían que dejara la música y estudiara algo útil, como ciencias o medicina, pero la cosa no resultó, así que a los 17 años abandonó el campo y se fue a La Habana.

Ahí estudió teatro y música en el Instituto Superior de Arte. Escuchó jazz y música clásica y cantó ópera. Empezó a actuar en películas y en televisión. En 1990, protagonizó Hello Hemingway, dirigida por Fernando Pérez, y actuó en la televisión cubana, "por eso mucha gente de aquí me conoce como actor", explica. "Pero yo realmente me consideraba músico. Lo que me gustaba de verdad era subirme a un escenario y cantar." En un momento dado, le pareció necesario hacer una lista de todas las cosas que no quería ser. "Decidí que no quería ser trovador, ni salsero, ni concertista de piano, ni estrella de cine, ni presentador de televisión. Era evidente que había llegado el momento de irse para aclarar las ideas."

 
En 1996, con 27 años, abandonó Cuba y se fue a vivir a Suramérica (Brasil, Argentina, Uruguay), antes de recalar en París para estudiar música clásica en la Scola Cantorum. De todos estos países, fue en Francia donde su carrera musical empezó en serio. Consiguió una serie de actuaciones fijas los martes por la noche en el Folies Pigalle, un antiguo club de strip-tease de París. Más tarde, fue descubierto por el productor musical francés Olivier Lorsac y el productor estadounidense Ralph Mercado y logró un contrato discográfico. Su primer álbum, Imagínate, se grabó en los estudios de Gloria Estefan en Miami y vendió 100.000 copias. Su siguiente disco, Contigo (2000), con colaboraciones de los DJ Arian B.H.T e Ingmar Hänsch, fue un auténtico misil teledirigido, pensado para las pistas de baile de Ibiza, que dio de lleno en el blanco.

En Casa, publicado en 2006, puede considerarse el cierre de un gran ciclo. Después de todos esos años viajando y "encontrándose a sí mismo", Raúl Paz había vuelto a casa. El álbum es una conmovedora serie de boleros acústicos y baladas cubanas, grabados en los legendarios estudios EGREM de La Habana. Una pequeña muestra de sus letras: "Nada mejor que volver a casa, volver, volver, duele entender el tiempo y el porqué". El álbum, en palabras de Raúl, fue un homenaje a su padre, muerto en 2000, y allanó el terreno para su verdadero regreso a Cuba.

Raúl llevaba tiempo soñando con volver a Cuba, con tocar su música a un público que percibiera todos los pequeños matices cubanos de sus letras. "Quería su aprobación", recuerda, "la necesitaba igual que un hijo necesita que su padre le diga que está orgulloso de él". Su álbum en directo En Vivo (2007) recoge dos actuaciones, una en el cine Acapulco de La Habana y la otra en un pequeño local de su ciudad natal, Pinar del Río. "Para mí fue importante tocar para mi público natural, para mi gente, para sopesar todos esos años y toda esa distancia con mi música, mis letras, mis fantasías." Reflexiona un momento y luego, simplemente, añade: "Fue extraordinario".

En agosto de 2008, Raúl Paz regresó a La Habana. Actualmente, vive en un piso de El Vedado con su mujer Rachel y sus dos niños, que se están "adaptando al arroz y los frijoles en un colegio público cubano después de tanto comedor escolar en París". Paz declaró a Havana Cultura que se está preparando para sacar un nuevo álbum en 2010.