New Cuba Sound (2009)
Havana Cultura album series

En la edad en la que no existían ni YouTube ni iTunes, nuestros antepasados vagaban por el mundo en búsqueda de una comunidad donde compartir su música, buscando calor en apretujados clubs underground y escuchando emisoras de radio pirata. Gilles Peterson era su sumo sacerdote, y les sacó de la oscuridad primitiva para guiarles al "ritmo perfecto". Si tú fuiste uno de esos primero homínidos que bailaste al ritmo del "acid jazz" en un club de Londres a finales de los 1980, probablemente asentiste con aprobación a Gilles Peterson en la cabina del DJ. Si pasaste los 90 yendo a raves en Ibiza (o escuchándolas desde una distancia prudencial a través de BBC Radio 1), ahí estaba Gilles de nuevo, sirviendo su guiso de soul-funk-hiphop-disco-jazz-electro, elaborado con ingredientes selectos procedentes de su propia colección de discos que, como el universo, parece encontrarse en constante expansión.

Actualmente también se le puede llamar DJ, pero sería como decir que Usain Bolt hace footing. Gilles Peterson es un creador de tendencias de renombre internacional que ha contribuido a lanzar carreras (Jamiroquai, Erykah Badu) y que entretiene a millones de personas. Entretener seguramente es la palabra que mejor define lo que hace, ya que a pesar de seguir desempeñando el papel de guía espiritual musical, nunca suelta sermones; éste es uno de los motivos por los que los radioyentes y los asistentes a los clubs nunca se han cansado de escucharle. Y defiende la causa de la buena música la encuentre donde la encuentre, con su propio sello discográfico (Brownswood Recordings) y un programa de radio llamado, muy acertadamente, Gilles Peterson Worldwide. Eso por no hablar de sus blogs, podcasts, tweets y cualquier otro medio que pueda utilizar para difundir la buena nueva.

Su interminable búsqueda del ritmo perfecto le llevó hace poco a La Habana, o mejor dicho, Havana Cultura fue lo que le llevó a La Habana. Hicimos un experimento. Queríamos ver el efecto que tendrían los nuevos sonidos cubanos en Gilles Peterson, y viceversa. Como era de esperar, acabó "descubriendo un montón de músicos buenísimos que a penas están en sus comienzos y tienen la capacidad de causar un gran efecto en la música del mundo durante muchos años". Lógicamente, el siguiente paso fue reunir a esos músicos en el estudio EGREM de La Habana —sí, donde se gestó el álbum Buena Vista Social Club— y grabar un disco. Para Gilles fue "una tremenda oportunidad para hacer algo que de veras sea una mezcolanza musical, algo nuevo, algo refrescante, algo que no sea simplemente Buena Vista Social Club… Juntarlo todo: la calle, lo urbano y lo más tradicional".

El resultado de todo ello, el CD Havana Cultura, son en realidad dos CD. El primer compacto contiene los 12 temas originales que Gilles grabó con su "Havana Cultura Band", cuidadosamente seleccionada y liderada por el pianista Roberto Fonseca. El CD cuenta con formidables apariciones de artistas invitados como Mayra Caridad Valdés, Ogguere, Danay, Francis Del Río u Obsesión.

El segundo compacto es una recopilación de 16 temas, tanto inéditos como ya publicados, de algunos talentos cubanos de primer nivel más: Los Aldeanos, Telmary, Yusa, Kelvis Ochoa, Doble Filo, Descemer Bueno, Gente de Zona, Harold López Nussa, Kumar, Free Hole Negro, Cubanito 20.02, Wichy de Vedado y Tony Rodríguez. El envoltorio del CD fue diseñado por Alexandre Arrechea, una de las estrellas más rutilantes del panorama artístico cubano.

"En cierto modo, esto es sólo el comienzo para mi", afirma Gilles. "Éste es un nuevo punto de partida, para nueva música cubana. Creo que esto es algo que tenemos que llevar alrededor del mundo".

CD1
El pulso del proyecto Havana Cultura, Gilles Peterson y Roberto Fonseca reunió a un puñado de los mejores músicos y voces de Cuba para que dieran su visión de la vida. Floreciendo bajo la dirección de Fonseca, Peterson y Vince Vella, capturaron la esencia del groove de Havana Cultura.

CD2
La primera vez que Gilles Peterson vino a Cuba "sólo iba para pocos días, ni siquiera un fin de semana", recuerda en el libreto del CD. Pero tuvo tiempo suficiente para escuchar casi todas las canciones que acabaría seleccionando para esta visión de conjunto de los nuevos sonidos cubanos, algunos de ellos no publicados con anterioridad.

Se ha confiado el diseño gráfico del CD «Havana Cultura» de Gilles Peterson a Alexandre Arrechea. Esta elección resulta sorprendente dado que Arrechea no es conocido como diseñador gráfico, sino que es un pintor, escultor y artista conceptual cubano que con regularidad muestra su obra en galerías y museos de todo el mundo. Al final, Arrechea acabó haciendo lo que mejor se le da y creó una obra de arte. Su carátula negra y roja rinde homenaje a La Habana y en ella evoca muros cubiertos de vida y alma, una ciudad que hierve de creatividad: una metáfora perfecta de la monumental oferta musical multidimensional que contiene el disco. La fotografía interior de Arrechea, en la que un hombre carga con varios ladrillos, podría ser un guiño a Peterson, que en ocasiones se ha tambaleado bajo el peso de su enorme colección de discos en Londres.

Para la carátula del CD, Arrechea ha escogido una foto de Peterson viendo la vida pasar desde una esquina de La Habana. La fotografía es obra de Youri Lenquette, un fotógrafo francés de músicos reconocido a escala mundial que se ha pasado muchos meses en La Habana fotografiando a músicos cubanos. Aunque se le conoce principalmente por su obra con estrellas del rock, Lenquette vuelve una y otra vez a Cuba desde que en 1995 descubrió este país y su música. Cuando durante una entrevista le pidieron que pensase en un músico de cualquier época al que le habría gustado fotografiar, Lenquette respondió con el nombre del legendario cantante y líder de grupo cubano Benny Moré.