Melvis Santa
Actriz y cantante

Melvis Santa Estévez ha tenido el tipo de éxito que muchos músicos cubanos podrían envidiar. En 1997, cuando tenía 14 años, fundó el cuarteto Sexto Sentido con tres amigas que también tenían 14 años. Arlety Valdés, Eliene Castillo, Yudelkis Lafuente y Melvis habían estado cantando juntas desde la escuela elemental. Sexto Sentido llegó a grabar tres discos, el último de los cuales, The Way Out (2011), fue nominado al premio Cubadisco. El grupo fue aclamado por, entre otros, el pianista Chucho Valdés. Trabajaron su imagen de soul sisters hasta un punto tal que se podría decir que se trata de la réplica cubana a Destiny's Child. Melvis abandonó Sexto Sentido en 2012 para desarrollarse como cantante soul en solitario. La pregunta es: ¿qué hizo que Melvis Santa pensara que había llegado el momento de comenzar otra carrera… de actriz?

"Un día, simplemente pensé, `voy a dejar lo que hago y voy a encaminarme en una nueva vía'", dice Melvis. Eso fue en 2010 y el camino no llevó directamente a la actuación. Primero la llevó a dar un giro en la dirección musical. Empezó a trabajar con el colectivo Interactivo que evoluciona constantemente como un supergrupo de fusión. Melvis terminó rapeando y cantando—con una aparición memorable en el video de "Que no pare el pare"— uno de los temas para el segundo disco de Interactivo, Cubanos por el mundo.

Melvis acompañó a Interactivo en su exitosa gira por Estados Unidos en 2011 pero, de nuevo, sintió que su carrera había llegado a una encrucijada. Explica: "Cuando siempre te has proyectado en una dirección y nunca te pones a prueba y nunca imaginas ninguna otra dirección y piensas que el mundo gira en torno a una sola cosa, entonces el más mínimo cambio te puede desestabilizar. Tuve un momento así en 2010 porque había estado en mi grupo, Sexto Sentido, durante doce años y pensé que había estado ahí toda mi vida. Así que llegó un momento en el que pensé, `Bueno, y ¿ahora qué?'. Interactivo me dio la fuerza y la energía de empezar desde cero." 

Así que empezó a actuar. Fue reclutada para un corto en el papel de Serena Corvaglia, una directora italiana emergente. Más tarde, en 2010, el veterano director Julio Médem la eligió para protagonizar junto al actor alemán Daniel Bruhl en "La tentación de Cecilia", uno de los siete segmentos que conforman el largometraje de 7 Días en La Habana. Melvis interpreta al personaje principal y también cantó dos canciones en la banda sonora de 7 Días.

Su experiencia como actriz en 7 Días tiene una resonancia especial para Melvis el día de su entrevista con Havana Cultura. La entrevista tiene lugar en el lobby del hotel Habana Riviera, el icónico hotel donde empieza "La tentación de Cecilia" en el que el personaje de Melvis y Leornardo (Bruhl) confiesan su amor el uno por el otro. "Tuvimos que repetir la escena del beso una y otra vez—ríe Melvis—. No me sentí rara y eso me hizo darme cuenta que podía estar cómoda siendo actriz de cine".

Sin embargo, no se tomó esta transición de carrera a la ligera. Tampoco esperó que su aparición en la película 7 Días en La Habana o sus últimos éxitos en la música pop le bastasen para conseguir más papeles. Lo que hizo fue empezar a estudiar actuación en el Instituto Superior de Arte. Al mismo tiempo, dice, se sintió más libre de seguir trabajando su música sin ningún remordimiento para "superarse a sí misma". Formó una nueva agrupación llamada Santa Habana, que hizo su debut a finales de 2011 en el teatro del Museo Nacional de Bellas Artes. Al año siguiente, el disco homónimo fue nominado para un premio Cubadisco.

"Es un momento muy bonito en mi carrera—dice Melvis—. Porque cierro con broche de oro una etapa y abro con broche de oro otra".