Juana Bacallao
Artista de cabaret

Juana Bacallao, alias "Juana La Caliente" y "Juana La Cubana", pronto celebrará su 90 cumpleaños. Se podría pensar que, por ahora, la señora excéntrica conocida como diosa negro de los cabarets cubanos estaría disfrutando de una jubilación plácida del mundo del espectáculo. El hecho es, sin embargo, que Juana Bacallao sigue prendiendo fuego a las pistas de baile de La Habana con actuaciones semanales en uno de los cabarets más importantes de La Habana, El Gato Tuerto. 

La leyenda dice que el famoso músico cubano y animador Obdulio Morales descubrió a Neris Amelia Martínez Salazar, una huérfana que se ganaba la vida como ama de llaves en La Habana de la década de los 1940, cuando la escuchó cantar mientras fregaba una escalera. Le preguntó si quería presentarse a una audición para un papel en un espectáculo que estaba en escena en el Teatro Martí y la llamó "Juana Bacallao". "Yo solía decir, '¡Qué nombre tan feo!' y Obdulio me decía: 'Bueno, ese es el nombre que va a hacerte famosa'", recuerda.

Juana Bacallao tardó años en obtener el reconocimiento artístico que merecía. Sus apariciones fueron proscritas en las emisoras de TV antes y después de la revolución por su presunta vulgaridad. Sin embargo, se las arregló para hacerse un nombre por sí misma, causando estragos maravillosos en las juntas populares y celebraciones locales. Con el tiempo se hizo un hueco en los cabarets más prestigiosos de La Habana (Tropicana, Copa Room, Parisien, Salón Rojo) y compartió escenario con Benny Moré, Bola de Nieve, Meme Solís, Celeste Mendoza, Nat King Cole, Omara Portuondo y Elena Burque. 

"¡Soy mundial!", dice sin una pizca de falsa modestia. Y ciertamente es mundana. Sus espectáculos la han llevado a los Estados Unidos, México, Venezuela, República Dominicana, Francia y España. Una vez, durante un show en Las Vegas con Tropicana, se dio cuenta de que Michael Jackson estaba sentado en la primera fila. Otro icono de la cultura pop, Beyonce, vino a presentar sus respetos a la leyenda viviente que es Juana Bacallao en El Gato Tuerto, durante su mediática visita a La Habana. 
"Sólo el Dios divino me retirará porque tengo salud suficiente para mantenerme en la pista de baile", concluye. "Pero si no gustas a la gente, retírate. Papelazo nunca voy a hacer."