Hipnosis, Cuban heavy metal band
Hipnosis
Grupo de Heavy Metal

No es fácil ser metalero en La Habana. Tienes que  evitar el sol; ponerte ropa negra en vez de estampados tropicales; calzarte con botas en lugar de sandalias; lucir vaqueros ajustados o faldas escocesas, pero casi nunca pantalones cortos; y, además, dejarte el pelo muy, muy largo. Luego está lo de zarandear la cabeza—girarla como un molino—cuando no estás mirando al vacío demoniacamente  o alzando la mano cornuta a modo de saludo.

Aun así, es mucho más fácil de lo que lo era en los años 80 cuando Fanny Tachín Orizondo era una niña con sueños metálicos. "En aquel entonces, ninguno de nosotros tenía CDs—recuerda Fanny—, así que tenías que encontrar a alguien con vinilos o cintas de grupos extranjeros como Metallica, Slayer, Anthrax, Overkill. Era trabajo duro. Si alguien tenía uno de esos discos en Santa Clara [a unos 260 km de La Habana], tenías que ir hasta allá a escucharlo".

Fanny pasó mucho tiempo en una casa en Vedado que todo el mundo llamaba "El Patio de María" porque pertenecía a una fan del metal llamada María Gattorno. Era un lugar para conciertos underground de grupos metálicos como Venus, que tenían un acceso limitado a los canales musicales habituales. En lo que al sueño de Fanny de formar su propio grupo de metal se refiere, "era sencillamente absurdo—dice—. Si no tocabas música cubana tradicional, si no tocabas salsa, eras un freak o un fantasma; nadie quería saber nada de ti. Era difícil encontrar lugares donde ensayar; no había apoyo. Los grupos que estaban empezando prácticamente tenían que fabricar sus propios instrumentos".

Pero Fanny no se desanimó. Tomó clases particulares de música, pasó mucho tiempo patinando, se convirtió en una campeona del karate y, en el 2001, fundó Hipnosis, uno de los grupos más duraderos y talentosos que operan hoy en La Habana. Fanny toca el bajo y hace coros. Giovany Milhet Valera, que todo el mundo llama Zeppelin, toca guitarra y se las apaña para llegar a las notas más altas en territorio vocal de Rob Halford. "Zeppelin tiene una bonita voz—dice Fanny—. Al principio no quería cantar, pero el resto del grupo lo convenció de que necesitábamos más un cantante que un guitarrista, así que terminó desempeñando ambas funciones".

Cuando una canción del repertorio de Hipnosis requiere un estilo musical más gutural, el trabajo recae no en Fanny—cuya voz suena como si hubiese sido temperada por muchas horas de rugido—, sino a una antigua modelo de 23 años llamada Maylín Ruiz Yip. Alain Candia González (tambor, vocales) se unió a Hipnosis en 2005 y Katia Fernández González (vocales) se unió en 2008. Los dos miembros más recientes del grupo son el guitarrista principal llamado Raymond (Ramón Daniel Rodríguez Rodríguez) y una teclista llamada Indi (Indira de las Mercedes Labadiño León).
 
Aunque el elenco del grupo ha cambiado considerablemente a lo largo de los años, Hipnosis nunca se ha desviado del camino del metal. El grupo consiguió cobertura a escala nacional en 2003 cuando fue seleccionado Mejor Grupo Nobel en una encuesta realizada por Cuerda Viva, el show más popular de la televisión cubana. El año siguiente, cuando el sello EGREM estrenó el primer disco de la banda, prácticamente todos los cubanos con un televisor estaban viendo el video de The Chosen One, la canción de cabecera del disco. Hipnosis fue invitada a tocar en todos los grandes festivales de música alrededor de la isla y los miembros del grupo se hallaron compartiendo un escenario con peces gordos como Sepultura o Audioslave.

"Hipnosis es y siempre será un grupo de hard rock—explica Fanny—. Al principio, quería mostrar que las mujeres podían tocar este tipo de música sin que se hiciera, no sé, más suave,  como pop rock. Especialmente porque en la escena del hard rock ha habido muy pocas mujeres a lo largo de los años".

Hoy en día, hay más de 100 grupos de metal activos en Cuba además de Hipnosis. Con nombres como Zeus, Escape, Combat, Noise, Ancestor, Aganizor, Konflict, Mortuory,Chlover o Narbeleth, cubren toda la gama, del grindcore al thrash metal  pasando por prácticamente cualquier otro género del metal que puedas nombrar. Desde 2007, Cuba tiene su propio festival de metal, Brutal Fest, organizado por el sello francés Brutal Beatdown Records con el apoyo del ministerio de Cultura y la Agencia Cubana del Rock. La mayoría de los grupos mencionados anteriormente han tocado en algún momento en Maxim Rock, un local alternativo que abrió en Centro Habana en 2008. En el momento de su entrevista con Havana Cultura, Hipnosis tocaba en Maxim Rock una o dos veces al mes.

Quizás lo más sorprendente del concierto de Hipnosis filmado por Havana Cultura es hasta qué punto la banda suena como un grupo de…cualquier lugar menos La Habana. Sus canciones, casi todas compuestas por Giovany, tienen letras en inglés. Es difícil imaginar que ningún miembro de este grupo ha viajado más allá de Cuba. "La gente siempre me pregunta por qué no tocamos `música cubana' y siempre les doy la misma respuesta—dice Fanny—: Si yo soy cubana y este grupo es cubano y estamos tocando esta música, entonces esto tiene que ser música cubana. Aunque tenga otras raíces, siempre habrá una parte, por pequeña que sea, que delate que es cubana".