Havana Club Rumba Sessions 
Proyecto documental y musical

Havana Club Rumba Sessions - La Clave 

En el último capítulo de la duradera relación entre Gilles Peterson y la música de Cuba, se le ve explorar las raíces de la rumba a través de un proyecto compuesto por tres partes: un largometraje, una colección de remixes y un pack de muestras gratuito. 

Producido en colaboración con el productor Cubano de ron Havana Club  – que creó la plataforma Havana Cultura para promocionar la cultura Cubana contemporánea–, se trata de otro episodio de una relación de seis años de duración que ya ha dado mayor notoriedad a distintos aspectos de la próspera cultura musical de Cuba a través de la serie del álbum Havana Cultura*.

Descomprimir los tres principales estilos de rumba es el objetivo central del proyecto: los conocidos en términos generales como guaganco, yambu y columbia. Peterson trabajó con los rumberos más conocidos de la isla para grabar versiones autoritativas de los tres ritmos además de para discutir sobre los distintos significados y orígenes asociados a cada uno. Estos son los ritmos por los que divergieron las tres ramas del proyecto.  

Documental

Un largometraje dirigido por Charlie Inman, Havana Club Rumba Sessions: La Clave sigue a  Gilles Peterson entrevistando figuras clave a través de las generaciones musicales de la isla, proporcionando información sobre la significancia continuada de la rumba en un país donde un pasado cuidadosamente conservado ha estado estrechamente relacionado con la innovación. 

El largometraje aborda temas tales como las prácticas espirituales de tocar los tambores en las comunidades de esclavos, los bailadores y músicos que conservaron dichas tradiciones, hasta las generaciones más jóvenes que recopilaron y re-contextualizaron sus elementos más excitantes. 

La historia de la rumba, inextricablemente unida a la trata de esclavos, está estrechamente relacionada con los estilos musicales Ibéricos y de África Occidental. Con raíces en Congo, Nigeria, Benin y Camerún, distintas instituciones religiosas tales como Ifa, Ekpe y Nkisi se adoptaron en Cuba como Lukumi (Santería), Palo, Abakua y Arara. La película resume cómo las realidades religiosas y sociales institucionalizadas por la diáspora Africana tienen una evidente y compleja relación con los ritmos fundamentales de la música club contemporánea.

Colección de remixes

Mientras que el largometraje trata sobre el linaje procedente de las comunidades de la clase trabajadora de Havana y Matanzas hasta las pistas de baile actuales, este otro componente del proyecto lleva a cabo una emocionante reinterpretación global de las raíces de la rumba. Las grabaciones de los tres estilos principales de la rumba fueron entregadas a un conjunto de productores que trabajan en la órbita de los ámbitos más importantes de la música club. 

El resultado es la Havana Club Rumba Sessions, una colección de remixes tan variadas como uno se esperaría de un conjunto de productores procedentes de locales del Sur de Londres, Japón y otros. 

Max Graef & Glenn Astro, basados en Berlín, ofrecen un marchoso entretenimiento en un estilo que conmemora a la creación de ritmos más libre y fácil del hip hop que ha sido su lema desde hace ya tiempo; Motor City Drum Ensemble's patrón de cuatro por cuatro sume a cualquiera en una desaceleración hipnótica; Daisuke Tanabe & Yosi Horikawa de Japón juegan con el ritmo para dar lugar a una cuidadosa interacción entre la percusión y los tonos graves del bajo; France's dEbruit acelera el ritmo en un pulido trabajo que convierte las vibraciones y los estruendos de la percusión en un tono estable; Pablo Fierro también se toma las cosas de manera casi igual de intensa al enlentecer el ritmo para crear una mezcla ideal para las pistas de baile más transitadas; la mezcla de Poirier mantiene un ritmo estable entremezclado con delicadas melodías y un toque emotivo.

Las mezclas finales proceden de cuatro de los productores basados en el colectivo 22a del Sur de Londres, el primero siendo de Reginald Omas Mamode IV que mezcla el ritmo Cubano con una construcción desarticulada, logrando que funcione de maneras que podrían parecer imposibles; Tenderlonious trabaja con un ritmo difuso y atmosférico basado en acordes taciturnos y elementos vocales de Daymé Arocena; la versión de Al Dobson Jr comienza con un ritmo rápido que se fusiona gradualmente en un ritmo centrado principalmente en el groove; Mo Kolours entremezcla toques vocales, trompetas difusas y lujosos acordes con el patrón cambiante de la percusión basada en la clave.