Candyman
Artista de reggaeton

A pesar de su juventud –—sólo tiene 28 años –—Rubén Cuesta Palomo, alias CandyMan, se ha convertido en un pionero. Nacido en Santiago de Cuba, "el balcón del Caribe", estuvo expuesto a los sonidos de la radio jamaicana desde pequeño, y por tanto fue de los primeros músicos en utilizar dancehall y ragga en su música, creando el Cubaton, la versión cubana del Regueton, a principios de la primera década del s. XXI.

Ahora está considerado uno de los líderes de la escena musical, tiene reconocimiento internacional por sus numerosos éxitos: "La Cosita", "Ponte La Moda" o "Bayu Baye". Gracias a su larga colaboración con el sello discográfico de Cubatón en Suecia Topaz Records, su música ha conquistado Europa y América del Norte, debido a sus muchas apariciones en compilaciones distribuciones por todo el mundo.

Rubén es un fan del kung-fu y un atleta consumado, considera el hip hop y el Regueton "una guerra", y se ve a sí mismo como "un guerrero". Pero también describe su música como algo "fundamentalmente dulce" y alegre. Como él dice: "A las mujeres latinas les encanta mover las caderas, así que me gusta darles algo para bailar".

Pero incluso si quiere mantener los aspectos más alegres de su música,, Rubén no tiene la intención de olvidar la realidad social que siempre han formado parte de su vida. Al venir de un vecindario humilde, sigue estando muy conectado con sus raíces y todavía se considera parte del "mundo marginal, sus artes, sus particularidades, su cultura que dio a luz a la Rumba y a la Trova".

Rubén ha creado un auténtico equipo de apoyo que incluye a KIKI PRO de Manicomio Records, encargado de la producción y los arreglos musicales, así como a DJ Frank y el vocalista de apoyo y compositor Yoanis Star para las presentaciones en directo. Considera que el escenario es su principal campo de expresión y sus actuaciones son ya muy aclamadas.