Calle 13 en La Habana 
Marzo de 2010

Tal y como ya sabe la mayoría de la gente, Havana Cultura tiene como finalidad presentar artistas cubanos, pero hoy vamos a hacer una rara excepción (de hecho, nuestra primera excepción) para Calle 13. Durante el pasado mes de marzo, esta banda puertorriqueña de renombre en todo el mundo tocó por primera vez en Cuba en una actuación que fue cuando menos histórica. Al presentar la banda al medio millón de personas que llenaban la Plaza Antimperialista de La Habana, el cantante cubano Kelvis Ochoa (que cumplía así el sueño de su vida al lleva a Calle 13 a Cuba), gritó: «Esto es una fiesta para todos vosotros» Calle 13 y sus seguidores cubanos pasaron a disfrutar de sus innegablemente bailables a la vez que ambiciosamente líricos temas, una música que podría tacharse de «reguetón», pero solo por alguien que no haya estado prestando atención. «Reguetón alternativo» es como lo ha descrito parte de la prensa especializada. Independientemente de como lo llames, Calle 13 en La Habana fue algo espectacular, algo que nadie debería perderse. (Si te lo perdiste, puedes consolarte viendo parte del concierto en este sitio web).

Cuando Kelvis saludó a Calle 13 como «nuestros hermanos de Puerto Rico», sabía de lo que estaba hablando. La banda está formada por dos hermanastros de San Juan que se llaman a sí mismos Residente (René Pérez Joglar) y Visitante (Eduardo José Cabra Martínez) y a quienes les gusta conservar su música como algo familiar. Su hermana Ileana (conocida como PG-13) canta en algunas de las canciones, como también lo hace su madre, la actriz Flor Joglar de Gracia. Pero Kelvis Ochoa también se refería, sin duda, a las relaciones fraternales entre las dos naciones isleñas del Caribe, que comparten historias similares aunque con destinos muy diferentes.

Calle 13 son conocidos por su apoyo al movimiento a favor de la independencia de Puerto Rico, y no es extraño que los independentistas sientan una profunda afinidad con los cubanos, que se han mantenido independientes durante los últimos 51 años mientras que Puerto Rico ha seguido siendo en la práctica una colonia estadounidense. Cuando Calle 13 cantó Querido FBI, el público de La Habana enloqueció.
 
¿Te acuerdas del grupo de reguetón que tanto le gustaba a tu hermana? Bueno, pues ellos jamás habrían compuesto una canción como Querido FBI. Se trata de un tributo a Filiberto Ojeda Ríos, el líder separatista puertorriqueño que fue abatido a tiros en su casa cuando la policía federal estadounidense intentó arrestarlo en 2005. Esta canción fue compuesta, grabada y publicada (de manera gratuita en Internet) a las pocas horas del asesinato, lo que impulsó a Calle 13 al estrellato internacional. Se hicieron tan famosos por sus manifestaciones políticas como por su habilidad musical. En 2009 fueron invitados a Quito por el presidente ecuatoriano Rafael Correa para tocar en un evento que incluía discursos del presidente venezolano Hugo Chávez, el antiguo presidente de Honduras Manuel Zelaya, el presidente cubano Raúl Castro y el presidente de Nicagarua Daniel Ortega.

Por muy potente que pueda ser su mensaje político, Callen 13 no reniega a su obligación de entretener. Sin duda les gusta divertirse y meterse con otros músicos (P. Diddy en Pi-Di-Di-Di, 50 Cent en La Crema) y con la propia industria discográfica (¡Atrévete-te-te!). Con tres discos —Calle 13 (2005), Residente o Visitante (2007) y Los de atrás vienen conmigo (2008)— han conseguido nada menos que 10 Grammy latinos. Durante uno de sus discursos de agradecimiento, Residente —el cantante y letrista principal del grupo— gritó «Estoy tan contento que me voy a mear».

Esta pasada primavera en Cuba, donde Calle 13 recibió el premio Cubadisco del Instituto de la Música de Cuba, Residente se mostró más contenido: «Resulta increíble cuando piensas que toda esta gente está aquí para escuchar lo que vas a decir. Sientes como que lo que estás haciendo en cierto modo está llegando.»