Arema Arega 
Cantante - compositora

Está en todos los rincones de La Habana: sus canciones suenan en la radio y canta y toca la guitarra en discotecas y estudios de grabación. Un día nos encontramos a Arema Arega sentada en la recepción de nuestro hotel sujetando un cuaderno lleno de dibujos y versos manuscritos. Su entrevista con Havana Cultura no está prevista hasta el día siguiente, pero estaba ansiosa de mostrarnos su arte. Nos entrega el cuaderno y mira expectante mientras pasamos las páginas repletas de sirenas, arlequines y otros dibujos fruto de su imaginación a todo color. Ya cuando le devolvemos su libreta sabemos: 1) cómo son los sueños de Arema y 2) que Arema no puede o no quiere guardarse sus sueños para sí misma.

Arema es una de las artistas más generosas que puedas conocer. Pone todo su empeño en que el público se sienta parte de su actuación. Mientras la grabábamos, insistió en que la acompañásemos cantando "ay, ay, ay…" mientras ella tocaba la guitarra. Otra noche subió a un miembro del equipo de filmación  al escenario para tocar el bajo con ella. Pasa del soul, al rap, a la trova; del español cubano al inglés de Brooklyn; y te canta en francés si piensa que eso te agradaría.

Sus canciones tienden a fluir de forma tal que no sabes dónde terminan y dónde acaban. Con más de 200 composiciones originales en su repertorio, los shows de Arema duran hasta que el público se canse de pedir a gritos otra canción o hasta que incluso la sala más complaciente se vea obligada a cerrar. "Para mí, el escenario no tiene fronteras", explica Arema. "El escenario lo engloba todo, incluso el lugar donde está sentado el público. No me gusta que los músicos se tengan que sentar lejos del público. Tiene que haber un espíritu de complicidad. Algunas veces siento que todos formamos un puente; un puente hacia un lugar maravilloso".

Nos enteramos por su CV- que nos recita en perfecto inglés- que Arema Arega-Negussie González nació el 25 de julio de 1979 en la ciudad rusa de Voronezh de padre etíope y madre cubana. Creció en La Habana y descubrió la música cuando tenía 14 años. Nos cuenta que estudió para ser pintora hasta que era tan potente la lluvia de canciones que le venía a la cabeza que tuvo que buscar una manera de exteriorizarlas.

Arema vive de su música y de las ilustraciones que realiza de vez en cuando para libros y revistas. Cuando quiere escribir canciones, se dirige a la Plaza de Armas en La Habana Vieja. Toca y canta bajo las palmas y las ceibas almacenando sus ideas en una grabadora digital. Si por casualidad la gente se junta a su alrededor para escucharla-como ocurre a menudo-, pues tampoco le importa para nada.

En una ocasión especialmente memorable, el público de Arema incluyó a Sting, que visitaba La Habana en enero de 2007 y que estaba en el barrio de Plaza de Armas durante uno de los ensayos de Arema. Arema entonó una improvisación de rap cubano con un toque funk y fue recompensada con un caluroso aplauso por parte de la estrella británica. Obsequió a Sting con uno de sus discos y éste le dijo antes de marcharse que seguirían en contacto. Es uno de esos encuentros fortuitos que ocurren una vez en la vida, ¿verdad?  El único problema—como Arema se daría cuenta más tarde—es que se le había olvidado por completo anotar su número de teléfono. Así que podemos eliminar el talento para la autopromoción  de la larga lista de virtudes de Arema.

Afortunadamente, Arema tuvo una segunda oportunidad para llevar su música a un público internacional cuando el productor británico Gilles Peterson llegó a La Habana y le pidió que apareciera en su compilación cubana más reciente, Gilles Peterson Presents Havana Cultura: The Search Continues (Brownswood Recordings). El CD en dos volúmenes incluye dos temas de Arema: "Ay", su tema acústico de cabecera, y "Tormenta", un dúo romántico con el rapero Alexey Rodríguez, también conocido como "El Tipo Este".