10a Bienal de La Habana 

La Bienal de La Habana se abre al mundo, y no sólo al del arte. Esta décima edición del festival, que se inaugura en La Habana el 27 de marzo y se prolonga hasta finales de abril, es una ocasión para que la floreciente escena artística local se muestre al mundo como nunca antes, ya que los artistas cubanos expondrán al lado de artistas de 44 países. Sin embargo, lo que aquí realmente se exhibe es la propia humanidad.

La Bienal de La Habana probablemente es la feria de arte más ambiciosa del mundo. La Bienal de Venecia, la Bienal del Whitney y otras suelen brindar la oportunidad de ver qué pasa en el arte contemporáneo. La de La Habana, a pesar de las limitaciones de un presupuesto que no daría ni para pagar la comida del festival de Sydney o Nueva York, siempre ha ido más lejos, con la intención de originar el cambio más que de reflejar el cambio.
Desde 1984, la Bienal de La Habana ha dedicado su atención al arte del hemisferio sur. La primera edición del festival se centró en los artistas caribeños y latinoamericanos.

Los años siguientes acogieron obras de África y Asia. A pesar de que los críticos se apresuraron en condenar lo que percibían como una inclinación "antioccidental" de Cuba, la Bienal de La Habana ha ido creciendo hasta convertirse en un importante foro para las voces tradicionalmente poco representadas. Si tenemos en cuenta el crecimiento exponencial del número de artistas, compradores y vendedores de todo el mundo que han ido acudiendo en masa a La Habana cada tres años, la Bienal puede considerarse, desde cualquier punto de vista, un éxito rotundo.
 
Y a todo esto, llegamos a la Bienal de 2009. Aunque los artistas latinoamericanos y caribeños siguen teniendo prioridad en la lista de invitados, los organizadores de la Bienal de La Habana también han dirigido su brújula al norte y al oeste. Así pues, se espera la visita de tres artistas de Canadá y dos más de Estados Unidos. El tema, "Integración y resistencia en la era global", puede sonar algo complicado, pero difícilmente estropeará las celebraciones de la Bienal. Obras, actuaciones de danza, conciertos y películas recorrerán La Habana de arriba a abajo.