Explorá la condición humana

Havana Club 7
14 Mar. 2017
Cuando era todavía un joven fotógrafo, Elliott Erwitt documentó al pueblo cubano y a sus líderes en el amanecer de una nueva era. Ahora ha unido sus fuerzas con Havana Club para que jóvenes fotógrafos puedan seguir en su estela gracias a la beca Elliott Erwitt Havana Club 7.

Corría el año 1964. Apenas cinco años después de la revolución cubana, el fotógrafo de Magnum Elliott Erwitt fue a La Habana para hacer un reportaje con Newsweek. En su «momento decisivo», un estilo que recuerda a Henri Cartier-Bresson, Erwitt no solo tomó fotos documentales o primeros planos de momentos de la vida cotidiana de Fidel Castro y el Che Guevara que se han convertido en icónicas, sino que también exploró la vida del pueblo cubano. Como ventana a un país por entonces fuera de alcance para la mayoría de los estadounidenses, sus fotografías se convirtieron en el registro de un momento muy particular de la historia de Cuba.
Avance rápido de 51 años. Erwitt, con 87 años, contactó Havana Club 7 con una doble idea: un viaje fotográfico para documentar las vidas de los cubanos hoy en día y un programa de becas para animar una nueva generación a «explorar la condición humana en Cuba a través de la fotografía documental».
Lanzado en el 2015, el Elliott Erwitt Havana Club 7 Fellowship se inspira en la tradición de los Maestros del ron cubano: cada nuevo Maestro de ron recibe de la mano de su mentor un poco de ron viejo para asegurar la pervivencia del legado del ron cubano. Para poner el proyecto en marcha, se vendieron siete de las fotografías que hizo Erwitt en su visita del 2015. Ayudaron a financiar la primera beca Elliott Erwitt Havana Club 7, otorgada a Ali Taptik de Turquía. Posteriormente, cada becario producirá siete imágenes que se venderán para ayudar a financiar el proyecto del próximo becario.
«Creo que es un momento maravilloso para documentar este país, y cualquier cosa que fotografíes ahora va a ser importante, va a ser un legado para ti y para este país», dice Erwitt a los jóvenes fotógrafos que desea inspirar. Los insta a empezar sin ideas preconcebidas, a vagar por las calles, a explorar y capturar momentos reales que evocan emociones: «Puedes encontrar imágenes en cualquier parte. Es simplemente una cuestión de observar las cosas y organizarlas. Sólo tiene que importarte lo que te rodea y preocuparte por la humanidad y la comedia humana».