Herencia

Maestros roneros

Los Maestros Roneros son los espíritus protectores del ron Havana Club. Son los responsables de cada paso de la elaboración del ron, desde la selección de la caña de azúcar hasta el embotellado. Supervisan la mezcla y el envejecimiento del ron con extraordinaria pasión, paciencia y precisión, respetando siempre al máximo la tradición ronera cubana. Guardan además con celo los secretos de uno de los auténticos tesoros de Cuba: un ron que debe su incomparable alta calidad a las tradiciones más nobles y a los ingredientes de mejor calidad.

Se necesitan unos 15 años de formación para convertirse en un auténtico Maestro Ronero. Durante este tiempo, los maestros más experimentados van transmitiendo sus conocimientos a sus sucesores. Cada Maestro Ronero deja añejar sus creaciones de forma que las futuras generaciones las puedan usar para mezclar rones y conseguir un añejamiento incluso mejor.

Don José Navarro, Primer Maestro Ronero, y su equipo siguen respetando escrupulosamente en la actualidad cada etapa de este proceso único, garantizando el respeto de la tradición ronera cubana y la calidad superior del ron Havana Club. "El ron no nace de una combinación mágica para que sepa bien", comenta Don José Navarro. "Es una herencia cultural que se transmite de Maestro a Maestro, de Ronero a Ronero, de corazón a corazón, de Cubano a Cubano."

Iframe